Cultura ambulante

Abismos del deseo en el arte europeo de entreguerras

El despertar a la expresión de la sexualidad en la pintura, la escultura o la fotografía de aquel periodo centran la exposición «Des/Orden Moral», que ha inaugurado el IVAM. Transgresiones de género en un continente cuyos creadores pretendían sacudirse de encima la represión moralizante
«Sin título (Autorretrato), de Claude Cahun, circa 1920.

En el prólogo de su ensayo El mundo en vilo. La ilusión tras la Gran Guerra (Turner, 2020), el historiador alemán Daniel Schönpflug escribe sobre los años que sucedieron al gran conflicto: «Pocas veces ha parecido la historia tan abierta, tan contingente, tan en manos de los seres humanos». En esa voluntad de tomar las riendas, pero también en medio de la crisis de valores y el conservadurismo latente de aquel periodo de entreguerras, radica el origen de la exposición Des/Orden moral, que ha inaugurado el IVAM estos días, en torno a cómo se empezó a reflejar la sexualidad en el arte europeo de la época, desde matices muy distintos.

El deseo de transgresión y de apartarse de los convencionalismos sociales, que fijaban en las conductas acendradas el único modelo posible para no desviarse hacia los abismos de un continente quebradizo, se empezaba a desatar en las agitadas urbes de Francia y Alemania, ávidas de libertad expresiva. En aquellas décadas y pese a la amenaza constante de la represión y la censura totalitaristas, las artes del dibujo, el grabado, la pintura, la escultura, la fotografía y el cine se atrevían a explicitar su inconformismo ante los preceptos moralizantes del poder. En palabras del fundador del surrealismo y autor de su manifiesto en 1924, André Breton: «El deseo, el único resorte del mundo, el deseo, el único rigor que el ser humano debe conocer».

André Breton: «El deseo, el único resorte del mundo, el deseo, el único rigor que el ser humano debe conocer»

Su figura es una de las muchas que recoge esta muestra, donde no solo se dan cita obras de artistas como Romaine Brooks, Salvador Dalí, Duncan Grant, Hannah Höch, Tamara de Lempicka, Maruja Mallo, Max Pechstein, Gregorio Prieto, Man Ray, Suzanne Valadon y Gerda Wegener, sino también las palabras de influyentes escritores/pensadores como Oscar Wilde, Virginia Woolf, Stefan Zweig, Georges Bataille y Federico García Lorca. Más de 180 obras de casi medio centenar de artistas, además de un conjunto representativo de documentos, revistas y libros del periodo de entreguerras, que nos ubican en mitad de una Europa que se debatía entre su traumático pasado reciente y la incertidumbre de su horizonte, ora prometedor, ora inalcanzable.

«Appassionata Marta e marchettoni» (1939), obra de la pintora italiana Carol Rama.

Los temas que presenta la exposición del IVAM, comisariada por el experto en género y teoría queer aplicados al arte Juan Vicente Aliaga, abarcan desde la deconstrucción del culto al cuerpo atlético-militar, hasta la osadía polisexual del Grupo de Bloomsbury haciendo frente a la moralidad británica; la subcultura homosexual y la violencia sobre los cuerpos en una Alemania aún en estado de shock; la permisividad del París nocturno y secreto en los años treinta; las vanguardias y la influencia del Marqués de Sade en un contexto de religión y decoro; los espacios de libertad para las mujeres en la II República Española, y la virilidad exacerbada en el arte asociado a los fascismos.

Un repaso por algunos de los hitos artísticos que hicieron al continente aceptar (tal vez, de forma definitiva) sus dobleces, sus zonas menos transitadas e imposibles ya de mantener bajo llave. Como bien anticipó Breton, solo el deseo seguiría impulsando el mundo y lo sigue haciendo a día de hoy. Pero en él se atrinchera también una pulsión hacia lo irremediable, el final de una cultura condenada a caer bajo esas mismas llamas.

Con motivo de la exposición, el IVAM ha editado un catálogo con prólogo de José Miguel G. Cortés, exdirector del museo, y textos de Juan Vicente Aliaga, docente en la Universitat Politècnica de València además de comisario de la muestra, Simon Martin, director del Pallant House Gallery en Chichester, y Annelie Lütgens, directora científica de la Colección Gráfica de la Berlinische Galerie.

 


DES/ORDEN MORAL. Arte y sexualidad en la Europa de entreguerras
Comisariada por Comisariada por Juan Vicente Aliaga
Institut Valencià d’Art Modern (IVAM)
Hasta el 21 de marzo de 2021

VISITA APTA PARA: Libertinos y libertarios del arte, amantes de la explicitud y el quebranto de tabúes.
VISITA NO APTA PARA: Abogados del recato y la compostura, equidistantes de la moral(ina).

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*