Culture Club

Prix Formentor para César Aira (el autor al que no dan premios)

«Cuando hay pura literatura, como en mi caso, somos los escritores a los que no les dan premios» (ABC, año 2016). «Para mí sería un problema grave ganar uno de esos premios importantes porque volverse una figura pública, perder el anonimato […] sería horrible» (Cadena SER, año 2018). El escritor argentino César Aira (Coronel Pringles, 1949) deberá cambiar su discurso, quién sabe si con disgusto, después de que hoy se haya hecho pública la concesión del Prix Formentor 2021 a su figura, en un acto en Sevilla al que ha podido acudir Mercurio.

El escritor argentino César Aira, ganador del Prix Formentor 2021. / Foto: Random House Mondadori

Hace 40 años desde que Aira publicase su debut, titulado Ema, la cautiva (1981), y desde entonces ha publicado dos o tres títulos al año entre ensayos, obras de teatro y novelas cortas de ficción, entre las cuales a menudo se cita su obra maestra Cómo me hice monja (1993), que narra un año en la vida de un niño de seis años de nombre… César Aira. En nuestra país, su obra ha sido mayoritariamente publicada por Mondadori, del grupo Penguin Random House.

El jurado compuesto por Anna Caballé, Francisco Ferrer Lerín, Gerald Martin, Juan Antonio Masoliver Ródenas y Basilio Baltasar reconoce así a Aira «por la infatigable recreación del ímpetu narrativo, por la versatilidad de su inacabable relato y por la ironía lúdica de su impaciente imaginación». En el acta con fecha 11 de abril ha destacado su escritura «cuyo rigor, frescura y soltura recuerdan las claves jazzísticas de la improvisación artística», así como una conciencia literaria que «hace del humor un séptimo sentido y de la ficción novelesca un monumental elogio del ingenio humano».

Un premio que puede resultar polémico, según Juan Antonio Masoliver Ródenas, pero a su juicio «los premios deben serlo». El escritor, crítico literario y traductor barcelonés se ha mostrado «muy contento de que, por primera vez, el premio no sea obvio», y ha alabado a un autor al que no se le descubre ahora pero que «por las razones que sea, no ha sido reconocido como merece». Todo ello a pesar de tratarse de un «escritor incesante, como Vargas Llosa en miniatura», ha bromeado.

Gerald Martin ha explicado que la deliberación ha sido «intensa, muy interesante», pero que, como especialista en literatura hispanoamericana —recordemos que es autor de una excelente biografía sobre García Márquez—, le encanta el resultado, porque «las letras latinoamericanas están en un momento muy bueno». El escritor, profesor y traductor británico también ha señalado acerca del argentino que «sabemos que ha leído a Borges, pero es un escritor único».

Por su parte, Anna Caballé ha querido destacar el carácter «independiente de todo» del Prix Formentor, antes de resaltar sobre Aira su «capacidad fabuladora y también como ensayista», un terreno que la docente, crítica y escritora de Hospitalet conoce bien por su propia condición de experta en este género. En esa línea, ha destacado la biografía que el argentino dedicó a su compatriota Alejandra Pizarnik, «muy reveladora de su amplia erudición, que al mismo tiempo es más bien oculta». Para Caballé, esta obra y el Diccionario de autores latinoamericanos (2001) explican su «difícil encaje» en cualquier clasificación.

Francisco Ferrer Lerín ha destacado de Aira su capacidad de «dejar perplejo al lector poco avisado; nos enseña a leer de otra forma». Para el poeta, narrador y filólogo, el autor argentino exhibe «una técnica, si se le puede llamar así, que lo separa del común de los escritores», y ha celebrado entre sus temas la relación con el arte contemporáneo, haciendo mención a sus libros sobre Picasso. «No tiene cien novelas, sino solo una; su obra es un continuo formado por cuentos y relatos casi científicos, porque todo lo cuestiona», ha expresado Ferrer Lerín.

Finalmente, Basilio Baltasar ha elogiado la trayectoria de César Aira a lo largo de estas cuatro décadas de producción «desde esa periferia no geográfica sino de discreción, que le ha permitido trabajar libre de influencias y componer una obra realmente nueva». Asimismo, el presidente de la Fundación Formentor ha bromeado al recordar que el mexicano Carlos Fuentes predijo en una novela suya que Aira ganaría el Premio Nobel en 2020: «Como nos dimos cuenta de que no lo recibía, nosotros nos hemos precipitado a entregarle este». Una oportuna compensación, pues, sobre la que ahora solo queda saber qué pensará el galardonado, perdida ya su condición de sublime anónimo.

Itinerarios, conversaciones y declaraciones de Formentor

Amén de su antiguo título, el Prix Formentor ha recuperado en esta edición 2021 su carácter itinerante, que vuelve a conectar con la historia de este histórico reconocimiento forjado por la alianza entre editores europeos y que, según ha expresado Basilio Baltasar, «refleja la vocación internacional y pretende seguir arraigando lo que quiere ser la contribución del premio a la importancia de la literatura». De esta forma, el citado galardón, que está  dotado con 50.000 euros y cuenta con el mecenazgo de las familias Barceló y Buadas, se le entregará a César Aira el próximo 10 de octubre en Túnez.

Preguntado por el legendario ciclo de Conversaciones literarias de Formentor, que en 2020 se retransmitieron por primera vez en directo de forma virtual como  «un acto de resistencia y afirmación cultural» frente al infausto año de la pandemia, el presidente de la fundación ha comentado que aún no pueden estar seguros de si se podrá dar continuidad a este evento que desde hace trece años reúne a escritores, editores, periodistas e intelectuales vinculados a las letras internacionales.

En su última edición y pese a las dificultades impuestas por la crisis del coronavirus, se celebró un encuentro de editores independientes moderado por el periodista y escritor Xavi Ayén, que dio lugar a un documento, la Declaración de Formentor, donde más de cincuenta de estos sellos se reconocían como «motor de ideas» y subrayaban «el diverso patrimonio cultural» cifrado en sus catálogos.

Entre sus consideraciones se hallan que la cultura ocupe el centro del debate público; la autonomía de estas editoriales frente a los criterios economicistas de producción; la marginalización de la información cultural y literaria en medios de comunicación (aspecto este que daría para un artículo exclusivo en torno al tema); el mantenimiento de la red de librerías y bibliotecas; y el emplazamiento a consolidar esta red a través de sucesivos encuentros y proyectos en común.

Una valiosa comunicación que, esperamos, siente las bases de ese frente compartido desde el que sumar fuerzas y combatir la depreciación y la banalización del sector del libro. Hasta la fecha lo han firmado Acantilado, Alpha Decay, Anagrama, Angle, Arpa, Atalanta, Ático de los Libros, Automática Editorial, Barrett, Blackie Books, Cabaret Voltaire, Candaya, Capitán Swing, Desperta Ferro, ED Libros, Edicions del Periscopi, Ediciones del Subsuelo, Elba, El Paseo Editorial, Errata Naturae, Fórcola, Galaxia Gutenberg, Gallo Nero, Gatopardo, Guillermo Escolar Editor, Hiperión, Hermida Editores, Impedimenta, Jekill & Jill, Jot Down, Kokinos, KRK, La Huerta Grande, La Navaja Suiza, La Uña Rota, Las Afueras, Libros del Asteroide, Libros del K.O., Más Madera, Navona, niños gratis*, Nórdica Libros, Olañeta Editor, Oriente y Mediterráneo, Páginas de Espuma, Sexto Piso, Sloper, Trotta, Turner, Vaso Roto, Velasco Ediciones, Visor Libros, Volcano Libros y Wünderkammer.

Un comentario

  1. Pingback: Sergio Vila-Sanjuán: «De seguir vivo, Baltasar Porcel constituiría un candidato idóneo para el Formentor, por la excelencia de su prosa» - Revista Mercurio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*