Etiqueta: Pepitas de Calabaza

Horas críticas

Libros de la semana #45

Que no te quiten la corona, de Yannick Haenel (Acantilado) «En aquella época, yo estaba loco». Con esta irresistible declaración de intenciones comienza una novela cuyo protagonista es un borrachuzo cinéfilo y perdedor que porta en su maleta un tocho de guion inspirado en la biografía de Herman Melville, «que […]

Horas críticas

Libros de la semana #40

Otoño alemán, de Stig Dagerman (Pepitas de Calabaza) ¿Se puede contar el posnazismo desde el propio corazón de Alemania y con apenas 23 años? Eso es lo que logró sin proponérselo (pues en origen se trataba de un encargo del periódico Expressen) el autor sueco Stig Dagerman, dando lugar a […]

Horas críticas

Libros de la semana #15

Aún no se lo he dicho a mi jardín, de Pia Pera (Errata Naturae) Este libro difícilmente tiene un final feliz, pero no estamos destripando nada. El próximo mes de julio se cumplirá un lustro desde que su autora, la escritora y traductora italiana Pia Pera (Lucca, 1956-2016), muriese a […]

Horas críticas

Libros de la semana #10

La casa del tiempo, de Laura Mancinelli (Periférica) En breve se cumplirá un lustro desde la muerte de Laura Mancinelli, quien con sesenta años escribió esta novela situada en una pequeña aldea entre Piamonte y Liguria, al noroeste de su país. Narra en este libro el inesperado regreso a la […]

Horas críticas

Libros de la semana #4

Calle de sentido único, de Walter Benjamin (Periférica) Hace unos meses se cumplieron 80 años desde que el filósofo, crítico literario y escritor Walter Benjamin se suicidara con morfina en un hotel del Ampurdán, para huir definitivamente de las garras nazis. Su pensamiento a contrapelo e indómito, el que le […]

Crónicas desorbitadas

Qué bonito el campo

Acababa 2008 cuando el país empezó a saltar por los aires. Una portada de El jueves se burlaba un mes de aquel otoño del alarmismo de los medios: “¡Que viene la crisis!”, rezaba bufo el titular. Todos nos reíamos, pero poco tardó en helársenos la carcajada. Enseguida sufrimos aquellos titulares […]