Cultura ambulante

Paisajes arruinados

Bajo el lírico título ‘El sauce ve de cabeza la imagen de la garza’, una exposición en TEA Tenerife Espacio de las Artes explora la huella ideológica y cultural sobre vistas pretendidamente naturales. O de cómo el colonialismo y después el capitalismo modelaron el panorama de los territorios avasallados
Fotograma del documental-ensayo «Robinson in Ruins» (2010), de Patrick Keiller

Un haiku de Bashō, citado por Chris Marker en su película Sans Soleil, ha inspirado el título de la exposición El sauce ve de cabeza la imagen de la garza, que acoge estos días TEA Tenerife Espacio de las Artes. “El sauce contempla / la imagen de la garza / al revés”, escribió el maestro de la brevedad japonés, en una composición que sirve aquí para evocar la forma en que percibimos el paisaje, en que la realidad se (re)presenta ante nosotros. “El paisaje es un ejercicio de apropiación, de moldeamiento de lo que aprendimos a llamar naturaleza para, como humanos, separarnos de ella”, expresa la comisaria de la muestra, Catalina Lozano (Bogotá, 1979), en el texto que le dedica.

Dos son los rasgos característicos del enfoque de la investigadora colombiana que se aprecian en este proyecto. Por un lado, entre el medio centenar de obras que componen la exposición (en formatos diversos como la fotografía, la instalación, la pintura, el vídeo, el dibujo o el tapiz) hay una amplia presencia de artistas latinoamericanos, incluyendo algunas piezas realizadas exprofeso o que se exhiben por primera vez en España. El hilo conductor de estas creaciones es que todas señalan de uno u otro modo cómo se determina el paisaje, incluso el natural, a través de dispositivos ideológicos y tecnológicos; culturales, en cualquier caso. Asumiendo que siempre hay un interés –una intención– en quien observa, ¿de dónde parte este?

Imagen del vídeo «A dónde irá veloz» (2017), de Patricia Esquivias

Una de las posibles respuestas reside en otra cuestión predominante en los proyectos comisariados por Lozano: el análisis de los efectos del colonialismo. En una época en la que se derriban estatuas en todo el planeta como respuesta a sometimientos históricos, parece pertinente revisar las imágenes que esta tendencia ha generado en torno a los territorios ocupados. Pero no solo hablamos de épocas pretéritas, también de la era moderna, industrial y capitalista que queda retratada, en sus prácticas aún hoy habituales de extracción y saqueo, por artistas como Carolina Caycedo (Plomo y brea, 2018) o Patricia Esquivias (A dónde irá veloz, 2017), que recupera la historia del cactus traído desde México a Sevilla en la Expo’92 y reflexiona sobre cómo se glorificaban los 500 años de la invasión de América sin matiz crítico alguno.

Ahora que se derriban estatuas en todo el planeta como respuesta a sometimientos históricos, parece pertinente revisar las imágenes creadas por el colonialismo

A través del arte de autores a priori tan lejanos como el vasco Xabier Salaberria (Perejil, 2015) o el húngaro Brassaï (Les Lézardes, 1931-1933), la muestra de TEA también explora la idea de las ruinas en su doble acepción: la que se aplica a lugares destruidos o abandonados, y la que señala una quiebra económica e incluso social, personal. Las obras reunidas en El sauce ve de cabeza la imagen de la garza son el testimonio de apariciones y desapariciones no fortuitas, sino fruto del sistema y las narrativas que se han puesto en liza. Un juego –el de esas realidades presentes/ausentes– que produce fantasmas del paisaje y el territorio, revelados en esa superposición de naturaleza y civilización que nos trae a la mente el cine fabulado de Apichatpong Weerasethakul.

Una vista de la serie «Schlafende Häuser (Casas Durmientes)», de Peter Piller, en la muestra de TEA

Como en las películas del director tailandés, en muchas de las piezas que componen la exposición también hay una reflexión sobre la memoria. “Un perpetuo tránsito entre una y otra ruina”, decía el peruano Raimond Chaves en la Bienal de Venecia sobre una de sus obras que ahora pueden verse en el centro artístico tinerfeño. “Solo que las ruinas somos nosotros, que no estamos hechos de otra cosa que de tiempo”.

 


El sauce ve de cabeza la imagen de la garza
Comisariada por Catalina Lozano
TEA Tenerife Espacio de las Artes
Hasta el 4 de octubre de 2020

VISITA APTA PARA: Quienes suelen cuestionar las apariencias y no conformarse con versiones autorizadas.
VISITA NO APTA PARA: Aquellos para los que el paisaje es solo un decorado que sirve de fondo a las fotografías de vacaciones.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*