Horas críticas

Sobrevivir a Trump y a la muerte de la política

En 2016, horas después de que el magnate se convirtiera en presidente, Masha Gessen escribió un artículo sobre cómo «Sobrevivir a la autocracia». Convertido este año en ensayo, Turner lo edita en el momento más oportuno: unas nuevas (y pandémicas) elecciones donde Estados Unidos demostrará si ha superado el trumpismo o no, y si es capaz de reconstruir una realidad común para la ciudadanía

No tardó en hacerse viral. El 10 de noviembre de 2016, apenas unas horas después de que Donald Trump fuese coronado como cabecilla del mundo occidental, la escritora Masha Gessen (Moscú, 1967) ofrecía en un artículo para The New York Review of Books una serie de reglas «para sobrevivir en una autocracia y salvar tu cordura y el respeto hacia ti mismo». El ensayo que ha publicado de forma reciente en Estados Unidos y que ahora se edita en nuestro país bajo el título Sobrevivir a la autocracia (Turner, 2020) es, de un lado, la confirmación de sus peores temores, por mucho que algunos pudieran pensar que su análisis pecaba de tremendista; por otro, la demostración de que el esperpéntico magnate podía ir más lejos en estos años de lo que la propia autora había imaginado.

Empezando, como en el prólogo, por su no gestión de la crisis del coronavirus, donde ha ido mostrando, según la autora, su repertorio completo: «Gobierno a golpe de gesto, oscurantismo y mentiras, autobombo, miedo y amenazas». Una actitud que algunos han llegado a comparar con la respuesta del Gobierno soviético ante la tragedia de Chernóbil. ¿Demasiado? «Por una vez, esta comparación no parece descabellada», asegura Gessen, que para el momento en que terminó este libro aún no lo había visto bailar (o lo que fuera aquello) durante la campaña electoral para demostrar que era inmune al coronavirus. Y al ridículo también, habrá quien sostenga.

Pero a la autora rusoamericana sí le había dado tiempo a constatar las similitudes entre la forma y el fondo políticos de los líderes que gobiernan sus dos nacionalidades: «Nunca pensé que lo diría, pero Trump es peor que Putin», comentaba de forma reciente en una entrevista para The Guardian. No en vano, Gessen ha sido una de las voces más escuchadas en su oposición al régimen del actual presidente de la Federación de Rusia —el más duradero desde la caída de la URSS—, país del que finalmente se marchó por los ataques al colectivo LGTBI, para el que sigue siendo prominente activista. Tras más de dos décadas siendo testigo del totalitarismo y los retrocesos democráticos allí, como narra en su anterior El futuro es historia (Turner, 2018), no le ha costado identificar la figura de un Trump que se ha mostrado abiertamente fan del propio Putin y hasta de Kim Jong-un.

Sus mentiras de «abusón de patio», diagnostica la autora sobre Trump, son la muerte del lenguaje político y por tanto de la política misma

Con un estilo muy directo, casi al mentón, este ensayo dibuja la autocracia transversal que ha impuesto el representante republicano en varios frentes. Primero está, en su reducida idea de Norteamérica, la guerra contra la democracia misma y por oposición al Otro, en cualquiera de sus manifestaciones; es decir, quienquiera que no sea, al menos en esencia, como él. ¿Y cómo es él? Pues, desde luego, una persona orgullosa de sí misma, a pesar de todo lo que se diga, y que por eso mismo es más temible aún: «La incompetencia de Trump es militante. No es un factor que pudiera mitigar el peligro: es el peligro mismo«. Lo demostró apenas había puesto en pie en la Casa Blanca, con un uso revanchista del poder desde los primeros compases de su mandato.

La segunda de sus batallas que aquí se analizan es la emprendida contra la palabra. Como en la famosa distopía de Orwell, 1984, señala Gessen, su discurso usa las palabras para significar lo contrario; la diferencia es que en este caso la oposición no es explícita, simplemente desprecia las anteriores nociones. Habitual colaboradora en publicaciones como The New York Times, The New Yorker o Vanity Fair, la autora analiza también sus ataques a los medios de comunicación, convertidos en los malos de una contienda donde las armas son las cifras, las fake news y la posverdad. Sus mentiras de «abusón de patio», diagnostica, son la muerte del lenguaje político y por tanto de la política misma. Por eso «cuando llegue el momento de la recuperación —e inevitablemente llegará—, tendremos que reconstruir un sentimiento de realidad compartida».

La escritora rusoamericana Masha Gessen, autora de «Sobrevivir a la autocracia» (foto: Lee Towndrow).

Y entre esas palabras resignificadas está el Nosotros, ese pronombre tan empleado por Trump y que encierra a aquella comunidad de personas a las que su proyecto político pretende representar y amparar. Un grupo definido de forma casi explícita (blanco, masculino, heterosexual, agresivo) frente a un Ellos que el milmillonario presenta a sus votantes como cada vez más pavoroso, y que a grandes rasgos estaría constituido por inmigrantes. Todo ello, recuerda la escritora, a pesar de que esta nación se fundó en torno a los asentamientos colonialistas de «una economía basada en la esclavización de africanos traídos de ultramar por la fuerza». A la yugular, de nuevo.

Frente a esta «antipolítica del miedo», Gessen da su propia receta de cómo superar el trumpismo, pero el giro de guion viene en el epílogo del libro, con la mención a la covid-19. Aun afectando a la supuesta robustez de la economía defendida en estos años de gobierno, esta crisis podría ser el caldo de cultivo perfecto para más autocracia: la inseguridad y la ansiedad ciudadana ante el derrumbe económico no parecen buenos augurios. Al fin y al cabo, lo que Trump y cualquier autocracia ofrecen es una promesa de estabilidad que «podría incluso llegar a funcionar en tiempos de extrema incertidumbre». Una conclusión que contrasta con la última regla de aquel listado que publicó en las anteriores elecciones: «Recuerda el futuro. Nada dura para siempre«, escribió entonces. Así que la duda es: ¿tendremos nuevo artículo y ensayo de Gessen, o América habrá aprendido la lección?

 


Sobrevivir a la autocracia
Masha Gessen
Traducción de Lucía Martínez Pardo
Turner Libros
280 páginas
19,90 euros

APTO PARA: Interesados en entender los engranajes que ha trastocado el trumpismo en la democracia estadounidense, y sus secuelas en todo el mundo.
NO APTO PARA: Apolíticos y apartidistas, los que probablemente acabarían votándolo.

Un comentario

  1. Pingback: Jenny Offill: "Hemos traspasado el punto en que usar una bolsa de tela para comprar vaya a cambiar las cosas" - Revista Mercurio

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*