Cultura ambulante

Exposiciones desde el fin del mundo

Las salas Alcalá 31 y Canal de Isabel II de Madrid ofrecen estos días diversas formas de ahondar en sus respectivas muestras sobre el arte chileno reciente y el diseñador David Delfín. Hay vida cultural en la Fase 0
«Gran Sur» (2011), de Fernando Prats, es un gran neón del anuncio que el explorador Ernest Shackelton hizo en 1911.

Ya sabrá el lector asiduo que en MERCURIO somos más proclives a la experiencia física y el contacto con los parroquianos de la cultura, aunque sea a dos metros, pero algunas instituciones nos están poniendo realmente difícil recobrar el ánimo de salir de casa con una programación online que también se ha preparado al milímetro. Es el caso de dos salas de la Comunidad de Madrid que, hartas de esperar a la llegada de la ansiada Fase 1, han apostado por seguir potenciando las distintas maneras de acercarse (a distancia) a sus exposiciones vigentes.

Ubicada en el emblemático edificio que fuera sede del Banco Mercantil e Industrial, la Sala Alcalá 31 compensa la morriña de visitar sus instalaciones con la muestra Gran Sur: arte contemporáneo chileno en la Colección Engel. Algunos de los artistas más importantes de este país latinoamericano en las últimas décadas ocupan los muros y suelos virtuales de este espacio con sus pinturas, fotografías, esculturas, videocreaciones y otros formatos mixtos. Obras cumbre del arte contemporáneo de Chile que aportan una lectura histórica de sus últimos 50 años, convulsos hasta el presente. En palabras del comisario de la exposición, Christian Viveros-Fauné, los artistas aquí concitados “son capaces de hablar desde este fin del mundo no solo a Chile, sino al resto del planeta”.

Los artistas chilenos reunidos en Gran Sur «son capaces de hablar desde este fin del mundo al resto del planeta», según Christian Viveros-Fauné, comisario de la muestra

«Macarena», fotografía de la serie «La manzana de Adán» (1982-1987), de Paz Errázuriz.

Para completar la experiencia, la Sala Alcalá 31 está estrenando durante el mes de mayo una serie de píldoras audiovisuales con las que aproximarse a algunas de las piezas notorias de este Gran Sur. Como la imprescindible serie fotográfica La manzana de Adán, de Paz Errázuriz, en la que esta artista chilena (que fue Premio PHotoEspaña 2015 por su “honestidad, libertad y valentía”) retrata a un grupo de travestis durante los años 80, en plena dictadura militar y auge del sida –una pandemia que dura ya casi cuatro décadas–. Aún más planes: cada domingo hasta el 14 de junio, este centro ofrece a través de su web una serie de talleres intergeneracionales para experimentar sobre cuestiones relacionadas con el lenguaje, a partir de una selección de obras de artistas chilenos.

También habrá que estar atentos el miércoles 20 de mayo al encuentro en directo que la especialista en moda Esperanza García Claver mantendrá con Raúl Marina, comisario de la exposición sobre David Delfín que habría acogido hasta la semana pasada (si el ambiente hubiera acompañado) la Sala Canal de Isabel II. Una oportunidad de revisitar la muestra consagrada al universo de este icónico modisto fallecido en 2017, que llevó esta disciplina a un estadio diferente en el que dialogaba con el arte contemporáneo y el pensamiento existencialista.

Imagen de la exposición «David Delfín», en la Sala Canal de Isabel II.

Y si la figura de Delfín nos hace pensar en lo efímero de este mundo, la plataforma Contextarte de la Comunidad de Madrid ofrece estos días una serie de entrevistas con protagonistas de las exposiciones realizadas en las salas Alcalá 31 y Canal de Isabel II durante los últimos años, para que al menos quede constancia del paso por ellas de los más relevantes artistas, comisarios y coleccionistas nacionales. Esperemos que en el futuro nos quede algo más que esa memoria audiovisual pero, por ahora, es la mejor manera de seguir albergando esperanza.


Gran Sur: arte contemporáneo chileno en la Colección Engel
Comisariada por Christian Viveros-Fauné
Sala Alcalá 31:
https://bit.ly/2Aznhom
David Delfín
Comisariada por Raúl Marina
Sala Canal de Isabel II:
https://bit.ly/2ABfjes

VISITAS APTAS PARA: Entusiastas del contexto y quienes creen en el poder educativo de los museos.
VISITAS NO APTAS PARA: Amantes de la experiencia inmersiva y quienes echan de menos codearse con el artisteo.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*