Cultura ambulante

Dulk protege los colores de la Albufera

Exposición «Rondalla del Fang», de Dulk, en el Centre del Carme de Valencia
Una de las instalaciones de Dulk para la exposición «Rondalla del Fang». / Fotos: CCCC

“Hubo un tiempo en que el agua, hija del invierno y hermana transparente de la nieve, no podía mezclarse con nada, igual para el aceite que para la sangre o para el polvo y la ceniza. Hubo un tiempo en que la tierra, hija de la primavera y hermana oscura de las raíces, no podía dar vida, igual para la tierra que para el plástico, el acero o los diamantes. Hubo un tiempo en que el agua y la tierra se amaban sin tocarse, y los torrentes rugían con furia intentando rozar la tierra que los sostenía, y la lluvia golpeaba la sequedad del desierto, y la tierra se dejaba abrir como una manzana, deseando que el frescor del agua la fecundase. Pero nada era suficiente”.

Desde que empezó lo más crudo de la pandemia, no faltaron quienes se preguntaban si saldríamos fortalecidos y hasta mejorados de ella, motivados por la ola de buenrrollismo que pretendía contrarrestar los confines físicos y mentales a los que nos vimos sometidos. Pero pronto hemos visto resurgir los conflictos de siempre. En Valencia, el espíritu de La meditadora —icono de la crisis vírica que no llegó a quemarse en 2020— parece haberse reducido a cenizas y ahora todos señalan con inquietud la cercanía de las nuevas fechas para las Fallas de este año, que tras dos años sin fiestas en marzo se celebrarán del 1 al 5 de septiembre, y los casi inexistentes avances e informaciones al respecto. Como fuere, la cultura sigue dándonos motivos para la esperanza y, por fortuna, el Centre del Carme Cultura Contemporània (CCCC) decidió en aquel mes mantener su tradicional sinergia con este evento de la mano del artista urbano que ha diseñado la falla municipal 2021.

Por eso aún hoy y hasta el 17 de octubre es posible visitar de forma gratuita en este espacio —también en versión virtual, a través de su página web— una exposición que, recogiendo la narrativa, el concepto y la estética de la obra para las Fallas del artista urbano local Antonio Segura Donat Dulk, nos propone sumergirnos en su particular mundo de aspecto selvático con el que remontar el recuerdo agrio de la frustrada anterior edición. En este sentido y como el lema de este año, Protegeix allò que estimes, la pieza forma parte de una amplia reflexión sobre la preservación de las especies y la salud del planeta, así como nuestra responsabilidad en su deterioro, poniendo en su centro la problemática medioambiental de la Albufera valenciana. Para ello recurre a una concienciación plástica cuya principal herramienta de convencimiento es apelar a la belleza intrínseca de este entorno que, pese a su enorme riqueza e importancia, no siempre ha sido cuidado y valorado como merece.

Rondalla del Fang, título de la muestra, hace alusión al cuento que citábamos al comienzo de esta reseña (justamente una rondalla o narración breve popular que combina elementos de fantasía, de leyenda y reales), firmado por la escritora y poeta valenciana Mar Benegas, y que sirve de leitmotiv para la obra de Dulk, tan sugerente y onírica como, por encima de todo, crítica y comprometida con la actual emergencia climática. Así, la instalación 1%, que encontramos en la primera sala, hace referencia al exiguo y casi ridículo porcentaje de la superficie de la Albufera que se halla protegido como reserva natural, haciéndonos conscientes de la escasa prevención contra las muchas amenazas. Algunas de ellas las vemos reflejadas en una segunda instalación, nombrada En el fondo de L’Albufera, desde la contaminación a la escasez y la falta de calidad del agua, pasando por los restos de redes y plásticos que hacen peligrar la supervivencia de especies tan reprsentativas de este parque natural como el precioso calamón.

Tal y como ha señalado el director del CCCC, José Luis Pérez Pont, uno de los grandes aciertos de la visión de Dulk ha sido darle una vuelta a “esa supremacía que se le supone a la humanidad frente al resto de la naturaleza para recordarnos que formamos parte de ella”. En ese aspecto, la exposición permite al visitante entrar en este universo en el que nosotros somos los seres acaso más insignificantes frente a la grandiosidad animal de las especies que nos rodean, sentando las bases para una relación de respeto y admiración hacia este entorno que debería ser el pan de cada día y que, sin embargo, suele ser más bien una excepción. Concretamente, para la población valenciana representa una forma diferente de acercarse a este paraje que le es, por un lado, tan familiar —tanto como comerse una paella en El Palmar— y, por otro, tan desconocido: pocos sabrán que expertos de toda Europa acuden aquí para llevar a cabo sus estudios sobre la migración de las aves que hacen parada de camino a África.

Desde el punto de vista estético, Rondalla del Fang es una ocasión única de explorar, con una cercanía y un nivel de detalle inusitados, las creaciones de Dulk (Valencia, 1983), artista multidisciplinar cuyo arte urbano bebe a partes iguales de la pintura, la escultura y la ilustración. Su creatividad muralista y activista, que ha exhibido en destacados espacios de ciudades como Nueva York, Los Ángeles o Miami, ha sido además frecuentemente empleada como herramienta de visibilización de luchas medioambientales cruciales como la preservación de los osos polares en Canadá o la defensa de los tucanes en Costa Rica. En la muestra del CCCC, su hermoso lenguaje colorista y soñador de otros mundos posibles (o imposibles) se traslada a los muros intervenidos a base de inimaginables fondos acuáticos, fantásticos amaneceres y puestas de sol, asombrosos animales y plantas que parecerían sacados de un salvaje paraíso exótico. Estos sueños, sin embargo, son los sueños de la Albufera valenciana, los mismos que nos trasladan a ese otro tiempo —antes de la pandemia, antes de todas las pandemias— en que los colores del mundo podían mezclarse.


Rondalla del Fang
Dulk
Comisariada por Fran Picazo
Centre del Carme Cultura Contemporània (CCCC), Valencia
Hasta el 17 de octubre

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*