Horas críticas

Cuando el planeta era joven

Tras publicarse por entregas en Jot Down Kids, West Indies edita ‘Algo en el agua’, el cómic que explica cómo el proyecto Prometheus trata de comprender la historia geológica y contribuir a seguir desentrañando el origen de la vida

Un investigador español vive obsesionado con estudiar qué ocurría en la tierra cuando sólo estaba habitada por minerales. En la vida real viaja a Kenia a la caza de estos vestigios primitivos, mientras que sus propios sueños le van acercando a la gran pregunta que atraviesa su carrera y su biografía: ¿Cómo comenzó la vida? ¿Qué sucedió? ¿Cuál fue el primer paso y cómo se produjo?

La ciencia y la imaginación se citan en Algo en agua, un cómic destinado al público juvenil y centrado en descubrir cómo mutaban y evolucionaban los minerales por sí mismos en aquel paisaje primigenio. La historia, que se publicó mes a mes en la versión infantil de Jot Down, ve la luz ahora en un tomo editado por West Indies, editorial estonia que distribuye en España la propia revista.

La magia de la propuesta reside en que es real y desgrana las aportaciones del ambicioso proyecto científico Prometheus, en torno a la naturaleza de las estructuras minerales, cuyos resultados serán clave para determinar la comprensión de la historia geológica y de la primera biología. A su vez, el volumen se enmarca en otro proyecto, ERCcOMICS, que explota el poder de la narración visual para innovar en la comunicación científica europea.

Con trazo sencillo, la imaginación del historietista alemán Till Lukat adapta a la narrativa de los tebeos esta investigación dirigida por Juan Manuel García-Ruiz, profesor del CSIC y premio Maimónides por su contribución al campo de la Cristalografía, en el que ha sido reconocido internacionalmente.

«Un trasunto de Juan Manuel García-Ruiz busca descubrir cómo hace 4.000 millones de años algo en el agua propició el mayor de los misterios científicos» 

Caricaturizado como el científico clásico, desbocadamente apasionado por su objeto de estudio, un trasunto de García-Ruiz, el profesor De Arce, es el simpático protagonista de esta historieta que trata de desentrañar cómo hace 4.000 millones de años algo en el agua propició el mayor de los misterios científicos, el origen de la vida. El relato alterna con soltura la explicación de los puntos sobre los que ha arrojado luz el proyecto con las aventuras del equipo y las ensoñaciones de su director, un mundo onírico que bebe de la ciencia ficción y en el que el dibujante se sirve de una paleta diferente a la que emplea para abordar las páginas correspondientes a la expedición por los parajes y lagos keniatas.

El afán explorador, la pasión por la ciencia y la persecución de los sueños se entremezclan en una historia entregada a la divulgación que no descuida el humor y la cercanía para que su público objetivo empatice con los personajes, sus decisiones, temores, avances y retrocesos. El autor utiliza los viajes oníricos del profesor como vía para introducir en la trama a dos extraterrestres, Promethea y Euclides, que llegan a la Tierra en un cohete justo en el momento en el que se ha formado la luna y antes de que el agua se haya condensado sobre la superficie formando lagos y mares. Ambos proceden del planeta Polyhedra, donde la naturaleza ha sido destruida y la civilización tecnificada a base de cristales inorgánicos. Promethea, que comparte nombre con el gran proyecto científico que nos acerca este cómic, trata de recrear la vida con la esperanza de explorar si es posible un destino diferente para otra civilización.

En el camino, los jóvenes lectores descubrirán las propiedades de los biofomorfos de sílice y su mecanismo de formación, así como otras estructuras minerales, toda vez que conocerán de primera mano otros valores como la lucha -paciente, larga, a veces infructuosa- por averiguar de dónde venimos y qué sucedía en el suelo que pisamos cuando aún faltaban miles de millones de años para que aparecieran la vida, la muerte, la enfermedad, el miedo, los tertulianos y las fake news.

Algo en el agua
Till Lukat
West Indies, 2020
92 páginas
15 euros

APTO PARA: Niños, jóvenes y adultos curiosos y escapistas de las cuatro paredes de la tablet.
NO APTO PARA: Tierraplanistas, todólogos y descreídos del poder de narración de la historieta.

2 Comments

  1. Oswaldo Ga-Henán G.

    Juanma, Cada día me sorprendes gratamente. Me parece una idea genial y necesaria, por lo que veo con la colaboración de Marta. Me hubiese encantado haber conseguido una convivencia parecida. Os envidio sanamente.
    Quiero comprar al menos un ejemplar que intentaré leer yo y despues a mis cuatro nietos. ¿Esta ya a la venta en Madrid? ¿Donde es fácil conseguirlo?
    Abrazos Marta y Juanma.

  2. Pingback: Leer en los tiempos del What The Fuck – Revista Mercurio

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*