Actualidad

El documental andaluz, amenazado de extinción

Mercedes Moncada en el año 2020, durante el rodaje del documental «El viento de Levante persigue al sol que se hunde en el mar», aún en fase de desarrollo

La Mesa del Cine Documental Andaluz, formada por algunos de los cineastas más prestigiosos de esta región, ha emitido un comunicado para denunciar el proyecto de orden que la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía lanzó el pasado mes de diciembre en relación a las bases reguladoras de las subvenciones en proyectos de largometrajes, documentales y otras obras audiovisuales. El grupo de firmantes, que cuenta con el apoyo mayoritario del sector del cine y de autores como Benito Zambrano, Alberto Rodríguez, Gervasio Iglesias y Manuela Ocón, entre otros, denuncia que, con estas nuevas medidas, la realización de cine documental en Andalucía quedaría condenada a la desaparición, pues el borrador de la Junta excluye al cine documental de la financiación pública.

Según exponen, la orden anterior, de 2017, sí contemplaba al menos una línea de subvención destinada a los documentales de creación. Los baremos del nuevo texto, sin embargo, dirigen la financiación exclusivamente hacia películas de divulgación o televisivas, y «constriñen los valores culturales a un baremo que limita la producción a documentales divulgativos sobre temas andaluces y definidos por la institución», denuncia el comunicado, que se muestra muy crítico con el panorama que esta decisión plantea. «Dejaría al cine documental de creación sin posibilidades, a merced del mercado y las plataformas. Con esta normativa están configurando un escenario que dificulta nuestra labor y cerrará las puertas para crear y experimentar la realidad desde la necesaria diversidad y valentía a las nuevas generaciones».

La cineasta María Royo, durante el rodaje de un documental sobre la ópera «Samson ed Dalila» (2019)

De aplicarse, la medida estaría obviando, además, las revisiones que los propios firmantes habían propuesto al gobierno andaluz en febrero del pasado año y que consideran imprescindibles. Esto incluye la solicitud de la denominación de «obra audiovisual difícil» para su protección, como sucede en el Estado español y en otras comunidades autónomas como Galicia, al igual que la ampliación del apoyo al desarrollo de proyectos y al talento. Estas sugerencias, que se remitieron a la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales con el respaldo de importantes productoras, asociaciones y certámenes andaluces como el Festival de Cine Europeo de Sevilla y el Festival de Málaga, no parecen haber surtido efecto y, pese a las buenas intenciones mostradas entonces, se amenaza con marginar la no ficción, empobreciendo el patrimonio cinematográfico de esta región.

«Más allá de las fórmulas del formato televisivo y divulgativo», señala el comunicado, «el documental de creación propone una atractiva pluralidad de formas. Estas estarían en riesgo de salir adelante en el borrador propuesto: la autobiografía, el diario o las correspondencias fílmicas, el documental comprometido o activista, el film-ensayo, el cine observacional, el metraje encontrado y el collage audiovisual, entre otras. Justamente, a lo largo de este siglo XXI, han cristalizado cada vez más producciones de este tipo en nuestra comunidad, que tras años de dificultades (con y sin ayudas públicas), han situado al documental de creación andaluz en uno de sus mejores momentos dentro y fuera de nuestras fronteras», concluyen.

Alejandro Salgado, a la derecha, en el rodaje de «Barzaj» (2019). / Foto: David Gª López de la Osa

La Mesa de Cine Documental Andaluz está compuesta por un grupo amplio de cineastas con miradas, experiencias y cinematografías diversas cuyas obras han sido reconocidas y premiadas en algunas de las academias, museos y festivales de cine más prestigiosos del mundo, como los Oscar, Emmy, MoMA, Sundance, Berlinale, IDFA, San Sebastián, DocLisboa, Rotterdam, Mar del Plata, Guadalajara o Hot Docs. Actualmente forman parte de este colectivo: Mariano Agudo, Alejandro Alvarado, Jesús Armesto, Concha Barquero, Lorenzo Benítez, Mer Cantero, María Cañas, Óscar Clemente, Nócem Collado, Darío García, Irene Hens, Rocío Huertas, Manuel Jiménez, Antonio Lobo, Pablo Macías, Pilar Monsell, Marta M. Mata, Mercedes Moncada Rodríguez, Rakesh Narwani, Daniel Natoli, Miguel Paredes, Alejandro Pérez, Marta Porto, Jorge Rivera, Miguel Ángel Rosales, María Royo, Juanjo Rueda, Sándor M. Salas, Alejandro Salgado y Manu Trillo.

2 Comentarios

  1. que se puede esperar de un país, cuyo presunto rey premia con uno de sus máximos galardones demostraciones de ritualismos denigrantes, involutivos y satánicos, con nuestro dinero a una demente cuyo nombre no quiero recordar……. y que todos lo consintamos……seguir viviendo en este sistema es de inconscientes o de místicos……

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*