Cultura ambulante

Las maravillas del clan Brueghel

El Palacio de Gaviria reúne 100 obras de la gran saga familiar del arte del siglo XVI, un linaje de talento que convirtió su apellido en una marca de lujo

¿Cuántos Brueghel conoce el espectador del arte? El Pieter el Viejo seguro, ¿verdad? Probablemente todos sabemos que hubo más de uno, pero quizás no seamos del todo conscientes de cuántos miembros de este clan dejaron a la posteridad, gracias a su herencia de talento, uno de los mejores catálogos de arte del siglo XVI, con su consecuente imaginario de la época retratado para siempre.

‘Baile nupcial al aire libre’, de Pieter Brueghel el joven (1610) – Foto cortesía de Galería Elvira González

Hasta el 12 de abril, el Palacio de Gaviria de Madrid reúne una amplia selección de los, atención, ocho miembros más destacados de la dinastía. Alrededor de un centenar de piezas componen Brueghel. Maravillas del arte flamenco, que reúne lo más representativo del linaje junto con obras de otros grandes artistas de la época. Un catálogo que, tras su paso por varios países, nos permite en Madrid ser testigos de la vida cotidiana del periodo, unos días que este árbol genealógico retrata el mundo casi a la manera de un reportero fotográfico.

La vida rural, los vicios humanos, los platos de la época… cobran protagonismo en este momento del arte en el que la creciente burguesía de Amberes, uno de los centros comerciales de Europa, se entrega al coleccionismo. En este contexto, los lienzos brueghel se convierten en el bien más codiciado y el apellido en una marca asociada a la calidad, toda vez que ofrecen un recorrido por los usos y costumbres de la época.

‘La torre de Babel’, de Marten van Valkenborch y Hendrick van Cleve (1580) – Foto cortesía de Arthemisia España.

El recorrido arranca con la trayectoria de Pieter Brueghel el Viejo y de su fascinación por la obra de El Bosco. Provocadores, incisivos, realistas, sus óleos funcionan como un relato popular cuajado de contenidos morales. Prosigue por el segundo hijo de Pieter, Juan Brueghel el Viejo, que continúa la estela de su padre, aunque con interpretaciones más libres.

No obstante, la fama del patriarca bebe directamente de su primogénito Pieter Brueguel el Joven, quien fue el responsable de la difusión de su obra gracias a las copias que realizó de sus pinturas. La muestra se detiene en otros celebrados miembros de la dinastía, como Jan Peter Brueghel, entregado al género floral, y Abraham Brueghel, volcado en el paisajismo y los bodegones.

Estas piezas conviven en la muestra con las de contemporáneos como Rubens, El Bosco y David Teniers el Joven. Un amplísimo conjunto que supone una verdadera inmersión en las influencias, los avances y la belleza  del arte flamenco.

Brueghel. Maravillas del arte flamenco.
Palacio de Gaviria.
Calle del Arenal, 9. Madrid.
Hasta el 12 de abril.
De lunes a jueves y domingos de 10h a 20h Viernes y sábados de 10h a 21h.
Exposición gestionada por Arthemisia. 

VISITA APTA PARA: Amantes de la pintura flamenca, observadores del detalle y amigos de lo alegórico.
VISITA NO APTA PARA: Quienes crean que “Brueghel de Terciopelo” es una fragancia o una marca de ropa.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*