Crónicas desorbitadas

Renace Mercurio: instrucciones de uso

Iniciamos una nueva etapa en papel -con alcance nacional y manteniendo la gratuidad- y en este satélite de la red, que funcionará con contenido propio

El silencio es el tema elegido para iniciar la nueva etapa en papel de Mercurio, una revista creada en 1998 y que se ha consolidado durante dos décadas como referencia literaria en España. Mercurio renace, editada desde Sevilla como siempre, como publicación cultural, pues amplía sus contenidos más allá de la literatura; con una extensión que alcanza las 56 páginas.

Mercurio potenciará su difusión nacional fomentando su carácter de publicación gratuita, de calidad formal y espíritu heterodoxo, al no pertenecer a ningún grupo editorial o mediático. Una sociedad cooperativa se encarga de un proyecto revitalizado con el objetivo de servir de campamento base para todos los que buscan creación, reflexión y otra mirada, acorde a los nuevos cánones del periodismo cultural.

Su eslogan de portada, «cultura desorbitada», y su vocación de ser revista gratuita, pero no para gente gratuita, explican la pretensión de convertirse en la revista cultural de referencia en España fuera de los canales de distribución convencionales. Su cabecera conserva el color morado como signo de identidad.

«Su eslogan de portada, ‘cultura desorbitada’, y su vocación de ser revista gratuita, pero no para gente gratuita, explican la pretensión de convertirse en la publicación cultural de referencia en España»

Mercurio nació con el impulso del que ahora vuelve a ser su director, el periodista y escritor sevillano Javier González-Cotta (fundador de la histórica cabecera). Tras un periodo en el que gestionó la revista la Fundación José Manuel Lara, vinculada al Grupo Planeta, el proyecto lo asume ahora el sello Ana Tolia Editora, que ha empleado ingentes recursos propios, íntegramente privados, para impulsar la cabecera. La revista se autofinanciará exclusivamente a través de la publicidad.

Además de González-Cotta, en esta nueva etapa se encuentran Maite Aragón –editora adjunta y, asimismo, gestora de Espacio Caótica, librería y café–, y los miembros de un equipo asesor formado en principio por Alfonso Crespo –responsable de Athenaica Ediciones–, Mario González Reina –diseñador gráfico–, Luis Solano –de Libros del Asteroide–, David G. Romero –de El Paseo Editorial– y Alicia Almarcegui, responsable de Publicaciones del Centro de Estudios Andaluces. Todos unen fuerzas para un empeño sin parecido en el país, no en vano se trata la única revista cultural nacional que, con estas características propias, no se gesta desde Madrid. Las periodistas Patricia Godino y Marta Caballero asumen las tareas de coordinación y redacción en ambas ediciones, en tanto que la ilustradora Sofía Fernández Cabrera está al frente de la imagen de los monográficos en papel.

A partir de ahora se ofrecerá un doble formato: en papel, lo cual implica un afán reivindicador de este soporte; y en la web a través de este portal. La revista física, que tiene periodicidad bimestral, se distribuirá como principal novedad por centros culturales de toda España, pero asimismo en eventos y festivales vinculados a la cultura y siempre de forma gratuita para el lector. Por supuesto, mantendrá su difusión en librerías como hasta ahora, aunque los contenidos literarios no serán los únicos.

«En la edición impresa, los números serán bimestrales y temáticos. El silencio es el elegido para este renacimiento por muchos motivos, entre ellos su lastimosa agonía entre tanto ruido».

Los números serán bimestrales y temáticos. El silencio es el elegido para este renacimiento por muchos motivos, entre ellos su lastimosa agonía entre tanto ruido. Hablamos del ruido en su versión analógica de siempre (“el terrorismo de nuestro tiempo” según Pablo d’Ors), sin olvidar el molesto y pernicioso zumbido digital al que estamos sometidos. El enfoque de los temas irá más allá de la literatura, como hasta ahora. El cine asume gran importancia, como las artes plásticas, la música, la arquitectura o el teatro.

Los responsables de la nueva ‘Mercurio’ en la presentación de la revista. Foto: Guiomar Espejo

Reflexión y crítica literaria mantienen su carácter básico, ampliado a la crónica y, amparándolo todo, el sarcasmo cuando resulta de justicia aplicarlo. Entre los contenidos propios se hallan Horas Críticas (reseñas de libros), y Ánima Mundi (sección irónica sobre los distintos especímenes que pueblan el orbe de la cultura).

Escriben

En el monográfico del silencio escriben: Pablo d’Ors (el silenciamiento y la meditación); Paco Cerdà (los silencios de España hoy); Joana Bonet (el silencio es el nuevo sexo); Olga Rodríguez (el ruido mudo en las guerras); Fernando Castro Flórez (las vanguardias y el silencio); Simón Elías (lo que se oye en las cimas de los Alpes); Andrés Ibáñez (el silencio en la música); la cineasta portuguesa Rita Azevedo (el cine de Bergman y el silencio). Por último, David Monthiel escribirá (fuera del monográfico) una crónica dedicada a El Cabrero, que se despide de los escenarios este 2019: el cantaor libertario.

Después del silencio otros temas permitirán reflexionar o contemplar la actualidad cultural desde las páginas de ‘Mercurio’ con una mirada transversal, en la que cabe literatura o música trap. Por ejemplo la estupidez, la vanidad en la cultura, la era post digital, la melancolía y la depresión, la espiritualidad, la idea de la felicidad, creación e ideología, la nueva sexualidad… La revista tiene su sede en esta nueva etapa en el Espacio Caótica.

Consagrados

La revista, desde su independencia absoluta, rechaza unirse al coro que siempre acompaña a los autores ya consagrados, omnipresentes en otros medios culturales. También esquivará la poderosa corriente –muy impulsada por los premios– de las novedades editoriales que tantas veces nada aportan. La búsqueda de títulos y editoriales que suman originalidad o atrevimiento es parte de ‘Mercurio’ desde siempre, y a partir de este número abarca a fundaciones, universidades y otros organismos que también ofrecen el atractivo que implica la frescura y heterodoxia.

Ilustración de Sofía Fernández Carrera para el primer número de la nueva ‘Mercurio’.

Usted está aquí: cómo ubicarse en revistamercurio.es

En su edición digital, Mercurio nace con seis secciones a las que iremos sumando más. Además de los contenidos propios, periódicamente iremos subiendo a este espacio algunos de los publicados en la edición impresa.

Crónicas en Órbita: Extensas críticas y crónicas en el sentido más clásico del término, aunque avisamos, todo es relativo.  Preferimos los temas a las firmas de relumbrón: mejor el bosque que los árboles.

Crónicas Desorbitadas: Críticas más heterodoxas y juguetonas, donde caben, como ya puede leerse en la web, peripecias tan insólitas como la de Sidney Franklin, una reivindicación de Benidorm y un repaso de la historia de The Haçienda a través del libro de Peter Hook en torno a uno de los clubes más influyentes de la historia de la música.

Cronicón 4.0: A cargo de Le Coq Espagnol, esta sección recoge ensayos sobre curiosidades bibliófilas que se abordan en clave histórica, social y cultural desde el hoy y el presente.

Horas Críticas: Toda la actualidad editorial cabe en este contenedor de reseñas breves y ágiles, de todos los géneros y sellos. Una parada clave para estar al día de lo que se publica, aunque no descartamos la rebeldía frente a la mesa de novedades.

Cultura Ambulante: En su nueva etapa, Mercurio sale del ámbito literario para abrazar otros territorios, como el del arte. Aquí desgranaremos las mejores exposiciones de cada temporada.

Entrevistas: Más allá de la agenda y la actualidad, desmontaremos a personajes vinculados de una u otra forma al mundo de la cultura, como es el caso de la charla que inaugura esta sección, un encuentro con el librero Rafa Castaño, un amante de la lengua conocido por su éxito en programas como Pasa Palabra.

En resumen: de dónde venimos, quiénes somos, adónde vamos

  1. MERCURIO hace historia. Se funda en Sevilla en 1998.
  2. MERCURIO regresa en 2019 a sus fundadores y abre una nueva etapa.
  3. Una sociedad editorial independiente, Ana Tolia Editora (S. Coop. And.) explota ahora su cabecera con recursos económicos propios.
  4. MERCURIO se abre a nuevos ámbitos culturales en edición impresa y en versión digital.
  5. La revista sigue siendo gratuita. Pero no para gente gratuita.
  6. La distribución se amplía a nivel nacional (librerías, museos, centros expositivos y eventos culturales).
  7. MERCURIO atiende más al contenido que al relumbrón de las firmas: mejor el bosque que los árboles.
  8. El divino Mercurio (Hermes griego) es el dios de los comerciantes y viajeros, protector de los caminos, las puertas, los goznes y los tránsitos: pedimos protección.
  9. Según la tradición, el influjo cósmico del planeta Mercurio lleva a los hombres a las ciencias y las artes.
  10. El color identitario en MERCURIO no tiene matiz político ni social alguno: nació con este color morado al amparo de la Capilla Rothko de Houston, hogar de todas las creencias del mundo (incluida la atea).

 

3 Comentarios

  1. Estimados amigos: fui lector asiduo de la versión impresa de anterior etapa de la revista y me encantaba. Pero es q ahora pinta mucho mejor.
    Solo quiero daros las gracias por retomar este proyecto y además preguntaros si es posible suscribirse o recibir la revista en papel, pagando, por supuesto, los gastos de envío
    Muchas gracias y mucha suerte. ¡¡ADELANTE!!
    Jesús Calleja M.

  2. Inmensa emoción y satisfacción por este magnífico regalo que ofreceis

  3. Bien que me alegro. Acabo de recibirla de manos de mi librero de cabecera en Cádiz.
    El ejemplar me parece soberbio en su humildad y humilde en su soberbia…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*