En verso

Felizidad

POESÍA POLINIZADA

 

Aquel día
donde la niña alucinada y la mujer de la aldea
se fundieron en una
sentí
que me atravesaba la extensa línea del pasado
como si yo fuese una puerta abierta de par en par en el bucle
asds del tiempo
y viniesen a mí las esporas sutiles de las existencias
a arremolinarse alrededor
de la membrana concéntrica
del corion.

Y lloré
contemplada por treinta generaciones mías
atentas
con sus ramos de trigo y de cebada
a la polinización que dio lugar
a una amapola hormonal
de oxitocina.

Aquel día.

 

LO INEFABLE

 

Antes
acudían a mí las palabras enganchadas a arados del cerebro
como quien levanta terrones lingüísticos y habla del amor
y las circunstancias
con total precisión y planta
patatas
en medio de un poema
y nacen.

Antes
creaba chispas juntando dos vocales
como si un mechero llameara en medio de la garganta
y con eso yo podía
hablar la voz
de los seres inertes que venían a mi mente a buscar refugio.

Ay
pero eso era antes.

Ahora
amo con exactitud hormonal
y mi boca es un animal bivalvo
que solo se abre para cerrar el abismo.

Ahora
te miro extasiada mientras duermes
y me disuelvo en el calostro fulgurante
como una estrella que amamantase al cielo en su fósforo.

Y hablo en el lenguaje que no sirve
en el silencio de la sílaba primera:
te deseo que seas amada locamente
y que ningún poder pueda
amainar nunca
tu
Feliz
Furia.

 

 

Felizidad
Olga Novo
Olifante
(Zaragoza, 2020)
260 páginas
15,00 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*