En verso

Nadie vendrá a salvarnos

COSAS QUE NADIE ENTIENDE

No quiero ser polvo y perderme
por cualquier lugar o de cualquier forma.
No quiero ser el polvo ni la tierra
que ha de tragarse a quien fui otro día.
Pero tampoco el perro en la cuneta,
cuyos ojos al paso de los coches
parecen resistirse al sueño eterno.
Desaparecer dignamente
o no desaparecer. Eso es todo.
El silencio está hecho de cosas
que nadie entiende.
Como un terremoto,
que dura un par de segundos
y aniquila la esencia de una ciudad
para siempre.

 

IRREPETIBLE

Hoy soy más joven porque soy más vieja:
estoy curada de esa infección tortuosa
que se instala en los corazones nuevos.
Todo mi pecho y mis manos me devuelven
a otra persona: no me queda ni una herida.
Hace tiempo que me reconcilié con el pasado.
Enterré escopetas y hachas de guerra,
me refugié en los amigos de hace años,
quise sentir el sol como los ancianos
y la brisa como el deportista desfallecido;
en la calle, la sonrisa de una extraña fue un regalo,
una esperanza los niños dormitando
en los brazos de sus madres.
De repente recordé los nombres de algunos árboles
que mi padre me enseñó aún siendo niña.
Contemplé el mundo y se me cayeron de la boca las palabras:
soy una más, y el resto es irrepetible…

 

MISTERIO

La ignorancia produce risa
a los propios ignorantes.
El conocimiento produce lágrimas
a quienes lo salvaguardan.
Los llantos de unos hacen reír a otros.
Las masas suman uno.
Hay tanta gente sola.
La mediocridad es un misterio.

 

Nadie vendrá a salvarnos
Yolanda Morató
Comares Editorial
(Granada, 2016)
104 páginas
16,00 €

Un comentario

  1. Claudio Vidal

    Tenemos que aprender aunque no nos guste, que polvo volveremos a ser y asi darle una oportunidad a nuestros átomos para que se reciclen en un ser mejor de lo que fuimos. La vida siempre evoluciona y se abre paso ante todo tipo de barreras eso nos enseña a no rendirnos jamás aunque estemos con el agua al cuello, siempre hay una esperanza y si nos llega el ocaso o nos manda a llamar «El de Arriba» que sea con la seguridad de que hicimos casi todo lo que teníamos que hacer y por lo cual fuimos enviados a este planeta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*