En verso

La civilización no era esto

II

Sobre los textos hagiográficos
encontramos evidencia de tu cuerpo
tras una nota que pusiste:

«abandonarse llega
con las llagas últimas del día

con las llagas que hacen pus tu sangre y tu cadáver»

 

IV

aquí la intimidad:
ese poema
que herido se hace vientre
que otorga nombres
temidos a las cosas
o ese romperse de la voz
en ínsulas extrañas.
Ínsulas-cuervo,
mandorla;
enjambre de palabras que no cesa.
Qué extraña la caricia
de quien ama,
rumor de todo cuerpo
que no dice

(Acto cuarto, Escena II)

 

I

La mano que cuida y la mano que escribe
son cometas ateridos a la luz o al tiempo

Cuando lo bajan lames sus clavos y sus prensas
pero es cierto que nadie lo sostiene:
al final del cuadro, qué hay? [lo mismo
hay debajo del poema]

jdsajfhjfhkdsjfjasf(¿Acaso nosotros
kgajskjglsgjlfkjgsldgjldskskdagjtan antropocentristas?)

 

II

[será que mirarte significa
haber enmendado una culpa]

 

(Acto cuarto, Escena V)

 

La civilización no era esto
Aitana Monzón
Espasa
(Barcelona, 2021)
80 páginas
13,90 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*